Relatos desde Colombia

Alboan Alboan
19/04/2013
grupo

Estos días están de viaje a Colombia ocho profes de Euskadi y Navarra para conocer cómo trabaja Fe y Alegría con jóvenes en sus centros. Desde allí nos envían sus impresiones.

Parte 1 - La llegada

YA ESTAMOS AQUÍ

Crónica escrita por Gabriel Moreno y Roberto Navarro.

Roberto Navarro

La cita era a las 11.00. Aeropuerto de Loiu. Unos veníamos de Tudela, otros de Vitoria, Pamplona y Donosti. La mayoría, de Bilbao. El viaje había empezado mucho antes, en los talleres del proyecto de ParticipAcción, en los mails de María, en las fotos colgadas en Facebook, en las conversaciones con nuestros amigos y familia. Pero quizá fue ahí donde caímos en la cuenta de que ya nos íbamos… de verdad.

El primer día fue más de viaje, de correr por el aeropuerto de Barajas, de horas de avión en grupo… o en solitario, de trámites y maletas. Al llegar al aeropuerto de El Dorado, nos recibió Sabrina, la responsable de Fe y Alegría Colombia que había organizado el viaje desde allí, y que desde entonces nos ha acompañado en todo momento. Desde el principio ha sido muy cálida y cercana con nosotros, respondiendo con paciencia a nuestras preguntas, siempre con una sonrisa. Estamos alojados en el Colegio de Fe y Alegría San Luis. Las instalaciones están muy bien y nos sentimos fantásticamente atendidos.

bogota

Hoy domingo también hemos conocido a Roberto, de la Universidad Javeriana de Bogotá. También él nos ha acompañado en nuestro periplo por la ciudad tratando de ir poco a poco familiarizándonos con la realidad de la que pretendemos aprender y disfrutar durante estos días. Hoy hemos visitado distintos museos y hemos tenido la ocasión de aproximarnos al día a día de Bogotá. Entre otras cosas nos ha sorprendido la intensa vida de sus calles, la amabilidad de las personas con que hemos coincidido y la riqueza de su cultura. Para nosotros ha sido un día muy bueno sobre todo para hacer grupo y ganar en confianza entre todos nosotros y nosotras.

Esperamos seguir disfrutando y aprendiendo durante estos próximos días.

Bogotá 1-IV-2013

Crónica esrita por José Ángel García Serrano

José Angel García Serrano

Noche de aviones y frío. Amanece y cantamos a Patri que cumple 40.

Desayuno de fruta y café (De Colombia claro).

Una marea humana se arrastra resignada hacia la terminal en busca del gusano veloz que les llevará quién sabe dónde. Tenemos suerte, hoy no habrá que pelear, llega un autobús vacío. El movimiento se hace insoportable con cada bache, cada curva, cada parpadeo. La cabeza me da vueltas; debe se por la altitud...

Llegamos a la Universidad Javeriana donde Roberto nos recibe con su mirada comprensiva y su ocasional sonrisa, amplia y efímera como una caracola marina. El tour por la Universidad es rápido, la reflexión lenta; tan pausada y rica como las viandas que pueblan la mesa y conquistan nuestro ánimo. Conocemos los proyectos: -”es un ateo de la democracia”- mi admiración por sus iniciativas se consolida al ritmo que caen las hojas en otoño, en cada paso, en cada testimonio. Aquí los jóvenes tienen vida y pelean por ella.

Comemos en la universidad: nada que reseñar.

aeropuerto el dorado

Nos encontramos con Víctor, cálido y amable como siempre, en la sede de Fe y Alegría y conocemos a su equipo. Esta gente se quiere.

De allí al CINEP donde Dairo nos espera desde hace un rato. Me deslumbra y adormece su verbo fluido y la claridad de sus ideas. Su pasión por el proyecto es un tsunami de efectos letales sobre mis convicciones más consolidadas. Miren escribe la relatoría.

El trabajo que han hecho y el que tienen por delante es impresionante. Las iniciativas en torno a los derechos anidan en mi consciente como una pista a seguir.

Miren sigue escribiendo.

Sabrina, la de los ojos que hablan, apostilla, con la energía de un cerezo en flor, cada nuevo camino que se abre y añade un toque de sutileza al discurso.

Miren continúa con la relatoría. Me duelen los dedos sólo de verla. ¡Las chicas de Alboan no han oído hablar de la grabadora digital !

Con satisfacción y el peso de las horas salimos para tomar el autobús de regreso al que ya es nuestro hogar. Ha sido fácil.

Cena alegre entre “Calimolas” y “Cartagenas”.

Después... lo de después sólo lo sabrían expresar con palabras personajes como Cela o Pérez Reverte...

Termino agotado.

PELIGRO: ZONA DE BATIDA

Crónica escrita por María Lezaun

María Lezaun

Ya hemos llegado a este país de contrastes, como nos lo presentaban hace dos semanas.

El avión nos hablaba en sus anuncios de que el único peligro de Colombia era que no íbamos a querer regresar y hoy paseando por la “zona rosa” el alcalde de Bogotá también nos quería transmitir esa misma idea con sus lindas casas, sus ricos museos, sus museos abiertos y toda esa gente que cuando no le interesa que sea vista, la esconde.

zona de batida

Eso lo hemos descubierto en esta pintada que aparece en la foto: PELIGRO, ZONA DE BATIDA; un nuevo peligro, el peligro real, el que no se anuncia en las compañías aéreas, ni en las noticias, ni tan siquiera en las escuelas o en las casas en muchas ocasiones... ese peligro que se quiere ocultar y que se hace esfuerzo por ocultar, el de esconder la injusticia haciéndola desaparecer de nuestra vista. Y es que en este caso se puede una resguardar en el “ojos que no ven, corazón que no siente” para contemplar una ciudad, un país, que nada tiene que ver con la verdadera realidad que viven la mayoría de sus gentes.

Una realidad que habla de desigualdades y de sufrimiento, al tiempo que lucha por cambiar la historia, su historia, organizándose y participando en procesos de formación y desarrollo. Pero eso... lo descubriremos más adelante.

Parte 2 - Conociendo los proyectos

BARÚ

Eva Rodríguez Salcedo

Eva Rodriguez

“Barú es uno de los futuros polos de desarrollo turístico de Cartagena de Indias. En la actualidad cuenta con hermosas playas de arenas blancas, aguas transparentes, caños rodeados de manglares y corales multicolores”

Ostirala da ta azken bi egunetako bizipenak bihotzean dardarka ditut. Gaba da eta egunaren amaierako momentu hauetan errezago izaten da sentimenduak eta bizipenak bere lekuan jartzea, era egokian izendatzea. Baru irlatik bueltan, ohean nagoela, aurretik aipatutako hitz hauek irakurri ditut garrantzi gabeko web orri batean. Bihotza dardarka daukat, bizi izandakoagatik eta baita hitz hauek adierazten duten infernuagatik.

GrupoAurreko bi egunak Cartagenan pasatu ditugu eta azken eguna Baru irlan. Web orrian argazkiren bat bilatuz gero, ohiko turismo lekuak agertzen dira: ziurenik italiar literaturarekin lotuta dagoen hotel bat agertuko da hasierako aipamenetan (ez dut bere izena esango; hobe deabrukerietan ez ibiltzea).

Guk ezagutu dugun irla ez da irudi horietan agertzen den “postal” hori; egia esan, ez dago postalik. Gure irlan, Dianak eta Dairok ezagutzera eman diguten irla zoragarri honetan, maitasunez zabaldu diguten paradisu honetan, oraindik turismoak ez ditu bere aginak erakutsi. Oraindik ez. Ez dago errepiderik, ez dago kotxerik (zertarako?), ez dago asfaltorik. Jendea astiro dabil: astiro berba, astiro bizi…. Gazteek astiro azaltzen dizkigute beraien komunidadearen beharrak, beldurrak eta ametsak. Astiro begiratzen digute, astiro azaltzen digute espainar enpresa pribatu batzuek dituzten interesak. Guk astiro arnasari eutsi, astiro beraien begien barrenean begiratu eta astiro amorrua iruntzi.

calle

Calle de ColombiaGazteekin izandako topaketa honetan beraien mina, indarra eta ilusinoa konpartitu dugu. Beraien irla da, beraien bizitza eta beraien etorkizuna. Irla honen eskutuko aberastasuna, ospe gabeko paradisuak eman ditzakenn zoriontasuna, esku askotan egon daitekela sentitzen dute, baita guk ere. Iralan ez daukate urik; parkatu, ur gazia daukate, baina erosotasunean bizitzeko beharrezko urik ez daukate. Beharbada, uraren eskutik turismo “suntsitzailea” etor daiteke.

Cartagenan, turismo “zuriak” bota egiten ditu beraien etxeetatik, beraien lurratik, bertan jaio eta urtetan bizi izan duten “beltzak”. Guk “beltz” horiekin hitzegin dugu, beraien begietan barrena begiratu dugu. Beraien edertasunaz jabetuz, beraien irrien ilusinoaz gozatuz, beraien beldurra ere ulertzen dugu.

Oraindik gaua da, oraindik gauza asko sentitzen jarraitzne dut. Internetek beraiekin konpartitutako fantasma bat nire begien aurrean jarri dit. Oraindik fedea daukat, berein etorkizunagatik borrokatzen duten pertsonengan fede izugarria daukat: “Barú es uno de los futuros polos de desarrollo turístico de Cartagena de Indias”. Baru irlako gazteen beldurra eta mina sentitzen dut.

CALIKO KRONIKA

Itsaslore Yarza

Itsaslore Yarza

Jada gurea egin genuen Bogota atzean galduta geratu zitzaigun hurrengo helmugarantz abiatu ginelarik: Cali. Yadirak besoak zabalik jaso gintuen eta Fe y Alegriako kideekin batera gosari goxo goxoa hartu genuen, aurrean genuen egunari indarrez agurtzeko.

Lehenengo eguna kontrastez beteta egon zen, Javeriana Unibertsitateko formaltasunak Madre Siffredi Kultur Etxeko gertutasun eta bizitasunarekin talka egin zuen. Biek batera eraiki dute, bakoitzak bere aberastasunetik, ezagutu dugun “Herritartasuna eta partehartze ekintza artetik” proiektua Comuna 15 delako gunean.

cali

Fe y Alegriako kideen konpromisoa kutsakorra da, bai gure bihotzei, bai bertako biztanlegoari: “pelao”ak, hauen “mamita”k, gertuko emakumeak eta proiektu hau osatzen duten pertsona guztiak. Hunkigarria da transmititzen duten pasioa, ilusioa eta itxaropena. Gainera, hau guztia testuinguru latz batean kokatu behar dugu, izan ere, bilera batean geundela tiroen soinu garratza heldu zen gure belarrietara...

Bizitza aurrera darrai. Caleñoek erritmoa daramate barnean eta... horra hor euskaldun talde bat Colombian nola bukatu zuen saltsa, cumbia eta holakoak zoro bezala gorputza mugitze!! Bacanísimooooo!!!

Gazteen indarra, halere, ez dago soilik dantzan, edo kultur etxean ikasten duten musika edo teatroan, baizik eta hauek bide hartuta lantzen dituzten balore eta jarrerak. Berauek dira plazaratu dituztenak Caliko kaletan zehar egin duten Flash Moviean. Artea kaleetara eramanez, herritartasuna, errespetua eta partehartea aldarrikatu dute: beste posibleak posible dira.

CARAGENA

Mertxe Aguirre

Mertxe Aguirre

Gaur asteazkena da. Bidai honen erdian gaude. Talde erdia Cartagenarutz abiatzen gara.

Kolonbiako iparrean, Caribe itsasoari begira, bidari ospetsuen helmuga, turismoari begira antolatuta dagoena, Jesuiten astarna nabaritzen dana, bertan bizi eta hil bait zan Pedro Claver, Garcia Markezen amets eszenatokia.

Crónicas desde Colombia. CartagenaMilloi bat bíztanle ditu Cartagenak; ehuneko 10a turismoari begira prestatuta dagoen espazioan bizi da, ehuneko 90a espazio hori inguratzen. Beste Cartagena bat emoten du; bata besteari lepoa emoten.

Diana eta Daironen eskutik Fe y Alegria dagoen auzo bi ezagutu ditugu. Perimetral eta Flor del Campo. Hunkigarria, sakona, bertan ikusi doguna.

Cartagena

Erresistentzia da hitza. Erresistentzia eta lurraren aldarrikapena. Bizi toki honetan errez ikusten da pobreziaren imajinarioa:oso zaila ei da imajinatzea heuren bisitzetarako ere posible dela ametsak izatea eta betetzea.

Eskerrak denontzat, guretzak ere, Diana nahiko daudela heuren lana bisitzaren aldeko itxaropenean sustatzen dutena.

Eskerrikasko Diana eta zu bezalako guztiei, ixiltasunean, egunerokotasunean, fideltasunarekin auzo honetako pertsonei emoten diozuelako pertsona izatearen kontzientzia, ametsak betetzea posible dela sinisten dozuelako eta bestten ametsak zuenak bezain garrantzitzuak bizi dituzuelako.

TERCER DÍA EN BOGOTÁ

Crónica escrita por Patricia Hernández

Patricia Hernandez

Desayuno con el grupo y momento de reflexión, que yo me pierdo porque no se qué cosa hay que ir a hacer…

Montamos en la furgoneta rumbo a Soacha. Tráfico intenso, algunos frenazos y sin darnos cuenta ya hemos llegado. A penas se nota que entramos en otra localidad, salvo porque llegamos a una loma poblada de manera desigual y regada de uralitas.

En medio, como un desierto de cemento se encuentra el colegio, un complejo enorme, a mi me lo parece, en forma de caracol que ganó no se qué premio de diseño. El edificio es del gobierno, pero la realidad y el proyecto que habita dentro pertenecen al SJR. Nos recibe la hermana Pola y nos cuenta todo lo trabajado, compartido en últimos 2 años.

Soacha es una localidad de población “flotante”, vamos que viene y va, personas desplazadas por los conflictos, ya sean armados, ya sean en forma de inversiones extranjeras que les obligan a dejar sus hogares, su historia de la noche a la mañana. El colegio sigue modelo bilingüe, según la política gubernamental. Cuando una mira alrededor más allá de las vallas del colegio, no sabe si aprender inglés es lo que más necesitan estas niñas y niños, pero vamos que a ver quién hace frente a las políticas gubernamentales.

Nos recibe el grupo de desarrollo comunitario del centro y nos cuentan cómo trabajan, la manera en que se organizan y lo importante que es que los y las más pequeñas aprendan, porque son el futuro, la esperanza ¿Adivináis cuántos años tiene la persona que habla así? Yo le calculo unos 13.

La comida divina, aguacate, sopa, pollo… y por supuesto ya olvidé el nombre de la sopa, no importa seguro que Rober e Itsaslore lo han apuntado para la relatoría.

Corremos a la furgoneta, más tráfico, más frenazos y llegamos al centro de desarrollo Comunitario de Santa Librada. Allí nos esperan Claudia y Manuel, responsables del proyecto y todo el grupo…

Nos cantan, nos bailan, nos dejan con la boca abierta, ¡menudo recibimiento! Y comenzamos a charlar a compartir experiencias. El grupo trabaja desde el arte. Heidi, la tallerista de danza nos habla con tanta pasión que me dan ganas de aprender a bailar. Nos hablan de arte, de crecer como personas, de disciplina, de horizonte. Las chavalas y los chavales nos cuentan lo que el centro y el grupo representan en sus vidas. Son grupo. Me quedo con una frase “siento que soy música”.

Vuelta a la furgoneta, risas, bromas y apretones.

Parte 3 - El regreso

Crónica escrita por Patricia Hernández

Patricia Hernandez

Ayer regresamos los grupos de Cali y Cartagena. Reencuentro en la cafetería del aeropuerto de El Dorado. Abrazos, besos, emociones e infinitos guachaps intercambiados. Tomamos 3 taxis y volvimos al colegio Fe y Alegría San Luis con tiempo para cenar, comentar, cedernos un momento de reflexión y para alguna que otra linda sorpresa. Y a dormir deprisa porque el sábado por la mañana nos espera Manolo, sacerdote donostiarra que vive Ciudad Bolívar, arriba en los cerros.

Regreso de Colombia con el grupo de profesoresLlegamos a la casa de Manolo. Nos cuenta que antes de llegar a Colombia vivió en Bilbao en Otxarkoaga, allá a finales de los 60 principios de los 70. Lleva en Colombia desde entonces y en Ciudad Bolívar, distrito al sur de Bogotá, más de 10 años. Nos invita a café tinto recién hecho, y nos cuenta como es la vida en los cerros… Nos acompaña hasta el centro Pastoral que acaban de inaugurar cerca de su casa. Es un piso que cuenta con espacio para reunirse, una ludoteca y alguna habitación para quién la pueda necesitar. Desde la explanada frente a su casa podemos ver Bogotá, a los pies del cerro, y los agujeros que dejan las cementeras en las lomas.

Regreso

Volvemos a la furgoneta con tiempo justo para recoger maletas. No hablamos, hay mucho que pensar, que recordar y que grabar en nuestros discos duros particulares. En el aeropuerto hacemos el checking “todos a una, como en Fuenteovejuna”, no queremos que nos separen como en el vuelo de ida. Tenemos muchas cosas que comentar, evaluaciones que rellenar y planes, muchos planes para recibir a las compañeras y compañeros colombianos que vendrán a visitarnos en octubre, pero ese será otro viaje.

Categoría: