Fallece Manuel Díaz Garriz SJ: Triste noticia para la familia de Misión de Gujerat-Alboan

Alboan Alboan
03/08/2022
Manuel Díaz Garriz SJ

Manuel Díaz Garriz SJ falleció el 27 de julio a los 90 años. Nacido en Estella, Navarra, en 1932, el jesuita que dedicó su vida a la Misión de Gujerat-Alboan había regresado de India a finales de 2019 para “para dar un resuello a mi enfermedad de Parkinson” tal y como nos compartía hace un año cuando nos escribió para relatarnos de primera mano lo que fue su pasó por Gujerat. Dedicó seis décadas  a trabajar a favor de las comunidades dalit y adivasis del norte de Gujerat.

 

Díaz Garriz llegó a Gujerat con solo 19 años en diciembre de 1951. En aquel momento había 12 jesuitas españoles en Gujerat, de los que Garriz era el más joven. Dedicó sus primeros años al estudio de filosofía y teología, así como de los idiomas inglés y gujeratí. También realizó una licenciatura en Historia y Cultura de la India durante dos años, algo que le resultó muy valioso en su proceso de inculturación misionera, tal y como él mismo señalaba. El 24 de marzo de 1962  fue ordenado sacerdote en Bombay.

 

En aquellos años recibió la encomienda desde la curia de la Compañía de Jesús en Roma para trasladarse a las regiones del norte de Gujerat para trabajar con población dalit y en junio de 1964 llegó hasta Mokhasam.

 

Un legado lleno de futuro

Preocupado por la salud de las familias más vulnerables de la zona consiguió que las Hermanas de la Caridad de Santa Ana fuesen a la aldea cada semana para atender y repartir medicinas.  En aquellos años muchas personas comenzaron a bautizarse, entre ellas la casta de los Camelleros o Ravals.

 

En enero de 1968 tuvieron lugar en la zona unas riadas que rompieron la presa que se encontraba a 30 kilómetros, y las cosechas de más de 600 familias quedaron arrasadas. Ante la ausencia de ayuda gubernamental, Díaz Garriz contactó inmediatamente con  la sección de ayuda humanitaria de la embajada de Estados Unidos en Nueva Delhi, y tras unos meses de diálogos aprobaron un proyecto, primero, de ayuda inmediata y, segundo, ayuda a largo plazo para comprar simientes para el año próximo. Gracias a su iniciativa y perseverancia en los años siguientes se llevaron a cabo importantes iniciativas sociales con la ayuda de diversas entidades solidarias y se consiguió aumentar la producción de leche de búfala para consumo. Al mismo tiempo, Garriz afianzó las becas para educación media y superior. En la actualidad hay en la zona centenares de chicos y chicas dalits que son profesoras, enfermeros, abogadas, etc.

 

A Mokhasam siguieron otros destinos en Kalol, Mehsana, Disa y Radhanpur. En todos estos lugares dejó su impronta.

 

Desde Misión Gujerat-Alboan continuamos nuestro compromiso con las comunidades Adivasi y Dalit de Gujerat y la mejora de sus condiciones de vida. El Padre Garriz ha dedicado su vida a la misión de Gujerat y a sus comunidades, a través de la bondad, la generosidad y la fe. Creemos que su gente solo se merece lo mejor y que debemos seguir apostando por todas las personas desfavorecidas a las que él tanto amaba. Esperamos seguir contando con tu generosidad en este empeño.

 

Que su alma descanse en paz

Categoría: