Gujerat celebra cien años de la llegada de los primeros misioneros españoles

Alboan Alboan
16/11/2021
Gujerat celebra cien años de la llegada de los primeros misioneros españoles

El 10 de diciembre de 1921 desembarcó en Gujerat, India, el Padre Ramón Grau, primer jesuita español en el territorio, cuando la Iglesia católica llevaba en tierra gujeratí tan solo 28 años. Cuatro décadas después, en 1966, lo hizo el último jesuita español, padre Joaquín Castiella. Ese mismo año el gobierno de la India dejó de expedir visas a los extranjeros para el trabajo misionero. Entre 1921 y 1966, 117 jesuitas españoles, padres y hermanos, hicieron de Gujerat su lugar de misión y su hogar.

 

En 2021, cuando se cumplen cien años desde de la llegada del primer jesuita español, y tras el reciente fallecimiento de los Padres Gil y Galdos hace escasas semanas, sólo quedan  8 jesuitas españoles en la Provincia de Gujerat. Ellos son los Padres Ignacio Guardamino, Fernando Franco, Miguel Aizpun, Joaquín Castiella, José Luis Arana en Gujerat y José María Heredero, Ignacio Bereciartua y Manuel Díaz Gárriz en España.

 

A lo largo de estas décadas los jesuitas españoles han hecho de su compromiso y sus vidas una única misión y lo han hecho en diferentes áreas de actuación: educación, iniciativas de desarrollo humano, a través de la inculturación como modo de vida para crear lazos sólidos con las comunidades dalits (intocables) y adivasis (pueblos originarios), el apostolado social, y la actividad intelectual.

 

Desde su llegada se pusieron en marcha escuelas e internados. En uno de esos colegios, el Saint Xavier's Loyola de Ahmedabad, el Padre Morondo, fallecido ahora hace un año, dedicó su vida a la enseñanza. La liturgia y la literatura devocional fueron traducidas a las lenguas locales por el Padre Cueli, quien tras 17 años de trabajo incansable, tradujo la Biblia a lengua gujerati en colaboración con otros estudiosos de este idioma. El Padre Vallés proporcionó vocabulario gujerati para la enseñanza de las matemáticas y él mismo fue profesor de esta disciplina también en el Saint Xavier's College de Ahmedabad. Escribió 90 libros en gujerati, 30 en inglés y 42 en español. En 1926, el hermano Francisco Escophet puso en marcha la Imprenta en Anand, que en la actualidad continúa su labor y que desde su fundación ha sido premiada en varias ocasiones por la calidad de su trabajo. El Padre Joseph More abrió una editorial en 1957 también en Anand, que el Padre Díaz del Río hizo crecer y que no ha parado de prosperar.

 

En 1960, había 117 escuelas en el distrito de Kheda, donde los jesuitas españoles habían iniciado su misión en 1921. En 1960 comienzan a trasladarse hacia el sur de Gujerat para vivir con las comunidades originarias, adivasis, y continuaron su labor educativa poniendo en marcha nuevas escuelas e internados como las que participan en la Campaña Educación para Todas promovida por la Fundación Jesuita Alboan. Muchos de aquellos niños y niñas dalits y adivasis son hoy médicos, abogadas, profesores y enfermeras y trabajan para garantizar que los derechos de sus comunidades sean respetados.

 

Dado que las familias adivasis poseen pequeñas parcelas de tierra, los misioneros pusieron en marcha proyectos de desarrollo como cooperativas de búfalas, sistemas de regadío, nivelación de tierras, se crearon bancos de semillas, entre otras. En paralelo comenzaron a poner en marcha escuelas técnicas dirigidas a las comunidades más desfavorecidas para que pudieran mejorar sus posibilidades de empleo, la oferta era variada: imprenta, encuadernación, agricultura, ganadería, ebanistería y carpintería, y un largo etcétera.  

 

Lo que entonces se llamó Misión de Gujerat ha recorrido un largo camino. En los años 60 cristalizó en una Provincia Jesuítica propia fructífera en vocaciones al servicio de la Compañía de Jesús universal y de Gujerat.

Se ha recorrido un largo camino desde aquel lejano 10 de diciembre de 1921. Han sido décadas marcadas por el trabajo, la solidaridad y el compromiso hacia las comunidades adivasis y dalits de Gujerat.

 

Toda esta labor misionera ha sido posible gracias al apoyo de miles de personas, familias, instituciones religosas y empresas de nuestro país. Todos vosotros y vosotras habéis hecho posible este sueño de compartir la fe y promover la vida digna y justicia.

 

Desde el año 2003, todo este legado de ayuda se canaliza a través de la Fundación de los jesuitas Alboan, quién en cooperación con la Provincia jesuítica de Gujerat, sigue dando soporte a los proyectos e instituciones que en su día impulsaron los misioneros españoles.

 

Alboan continúa acompañando a las comunidades, parroquias, colegios, organizaciones sociales, cooperativas y familias dalits y adivasis que trabajan para construir juntas un futuro digno.

 

Todas las aportaciones para los proyectos en Gujerat se pueden canalizar a través de la página web de Alboan, seleccionando en el destino de tu ayuda “Gujerat”.

 

James B. Dabhi Sj

 

Vídeo elaborado por el Centro de Cultura y Comunicación Gurjarvan

Categoría: