Diversidad%20Cultural%20-%20foto

21 mayo, Día de la Diversidad Cultural

La diversidad cultural ha llegado para quedarse. Ya está aquí desde hace tiempo, y necesitamos darnos cuenta de ello para poder vivir la aventura de la relación con personas de culturas diferentes, y aprender de ellas.

A diario vivimos tan metidos en nuestra propia vida y en nuestra propia burbuja, que corremos el riesgo de perder la oportunidad de ver la diversidad que nos rodea.

Para iniciar un encuentro con “la otra persona” es necesario que existan la voluntad y el deseo.

La diversidad es una realidad viva que nos interpela cada día, y demanda su espacio en el mundo globalizado de hoy. Podemos mirar para otro lado, o tratar de asimilarla en la homogeneidad, pero seguirá estando ahí, llamando a nuestra puerta.

La diversidad cultural es riqueza.

No es algo nuevo: la cultura siempre ha nacido y se ha enriquecido con las mezclas, y las fronteras nunca han sido impermeables.

La diversidad cultural nos brinda una oportunidad de crecimiento, tanto personal como colectivo.

Las diferencias (en creencias, valores, lenguas, proyectos familiares y orígenes) nos ayudan a crecer y nos abren posibilidades inéditas que de otra forma no tendríamos.

El mundo actual demanda personas que sepan reconocerse en sus diferencias y generar valores compartidos.

foto%20ni%C3%B1os%20jugando%20-%20kenia

Definición de Diversidad Cultural

Pero ¿que es la diversidad cultural? Qué se entiende exactamente con este término?

En 2001, la UNESCO publicó la “Declaración Universal de la Unesco sobre Diversidad Cultural”. Recogemos un extracto:

“La cultura adquiere formas diversas a través del tiempo y del espacio.

Esta diversidad se manifiesta en la originalidad y pluralidad de las identidades que caracterizan a las sociedades y los grupos que componen la humanidad.

Como la diversidad biológica para los organismos vivos, así la diversidad cultural es necesaria para el género humano, porqué es fuente de intercambios, innovación y creatividad. En este sentido, constituye el patrimonio común de la humanidad y debe ser reconocida y consolidada en beneficio de las generaciones presentes y futuras.

En nuestras sociedades cada vez más diversificadas, resulta indispensable garantizar una interacción armoniosa y una voluntad de convivir de personas y grupos con identidades culturales plurales, variadas y dinámicas.

La diversidad cultural es un medio de acceso a una existencia intelectual, afectiva, moral y espiritual satisfactoria, y por esta razón amplía las posibilidades de elección que se brindan a todos”.

Diversidad cultural, interculturalidad y multiculturalidad son términos que en ocasiones se usan de manera indistinta pero cada uno de ellos tiene sus propios acentos.


¿Cuál es la diferencia entre interculturalidad y multiculturalidad?

Siempre según UNESCO, el término “multiculturalidad” se refiere a la naturaleza culturalmente diversa de la sociedad humana. No remite únicamente a elementos de cultura étnica o nacional, sino también a la diversidad lingüística, religiosa y socioeconómica.

La interculturalidad sin embargo es un concepto dinámico, que se refiere a las relaciones evolutivas entre grupos culturales: es la presencia e interacción equitativa de diversas culturas y la posibilidad de generar expresiones culturales compartidas, adquiridas por medio del  diálogo y de una actitud de respeto mutuo.

La interculturalidad supone el  multiculturalismo y es la resultante del intercambio y el diálogo “intercultural” en los planos local, nacional, regional o internacional.

Multiculturalidad%3A%20grupos%20o%20individuos%20pertenecientes%20a%20diferentes%20culturas%20que%20viven%20juntos%20en%20la%20misma%20sociedad%20-%20Interculturalidad%3A%20individuos%20o%20grupos%20diversos%20que%20se%20interrelacionan%2C%20se%20enriquecen%20mutuamente%2C%20y%20son%20conscientes%20de%20su%20interdependencia

 


¿Integración o asimilación?

foto%3A%20Alboan%20en%20Nicaragua

A veces nuestra sociedad parece confundir integración con asimilación: la segunda no reconoce lo positivo de la diversidad cultural, mientras que lo primero contempla la posibilidad de la presencia de más culturas dentro de la misma sociedad.

La interculturalidad refleja la interdependencia entre comunidades diferentes, recoge una relación más dinámica y activa.

“Una cultura de la diversidad no consiste en que las culturas minoritarias se han de someter (‘integrar’) a las condiciones que le imponga la cultura hegemónica, sino justamente lo contrario: la cultura de la diversidad exige que sea la sociedad la que cambie sus comportamientos y sus actitudes con respecto a los colectivos marginados, para que éstos no se vean sometidos a la tiranía de la normalidad”

(Miguel López Melero, 2000: 46).

Convivir en un mundo multicultural no equivale a buscar simplemente un mínimo denominador común y exigir que el otro renuncie a su identidad y costumbres, sino quiere decir reconocer lo positivo de la diversidad cultural y enriquecer nuestra vida gracias a ello.

Los que son “diferentes” no tienen que verse sometidos a la “normalidad”.

La formación de la normalidad es el resultado y la representación de un ejercicio de poder (León Barton). El poder establece el estándar de “normalidad”, y quien no lo cumple es excluido.

En realidad, lo normal es la diferencia.

“No existe cosa más natural que la diversidad. La diferencia es lo normal.”
(Miguel López Melero, 2004)


Diversidad Cultural en España. La importancia de la educación intercultural.

foto%3A%20cultivando%20sonrisa

“Se ha de educar a todo el mundo sin distinción de razas ni de colores. Sin educación popular, no habrá verdadera sociedad”
(Simón Rodríguez, 1826).

Equiparar interculturalidad con inmigración es otro error: los recursos educativos no se deben emplear sólo en aulas multiculturales. Introducir el tema de la diversidad cultural en las aulas no quiere decir hablar de culturas “distintas a la nuestra”. Ya vivimos en una sociedad diversa, que cada día lo es más.

En la formación son importantes temas como el concepto de ciudadanía global o ciudadanía universal, la gestión positiva de la diversidad, la equidad, la adquisición de competencias sociales y culturales, la participación social.

La educación intercultural es una forma nueva de ver el mundo, y ofrece criterios para entender y organizar la sociedad.

En la ONG de los Jesuitas ALBOAN trabajamos en esa óptica, junto con profesorado, educadores/as y profesionales en contacto con la diversidad cultural.

Nuestra experiencia nos confirma que la diversidad no es un problema, sino más bien un recurso: es una riqueza a nivel educativo y una herramienta útil para el trabajo pedagógico.


Propuesta educativa de ALBOAN sobre Diversidad Cultural.

ALBOAN quiere contribuir en este proceso de reconocimiento mutuo poniendo al servicio de quien lo desee las propuestas pedagógicas que hemos desarrollado.

¿Sabías que tenemos un itinerario específico sobre Diversidad Cultural e Interculturalidad?

Nuestra experiencia tanto en educación como en cooperación nos ha permitido llegar a tener un bagaje y recorrido suficiente para ofrecer a educadoras y educadores unas herramientas para formarse, reflexionar y educar en ciudadanía global.

En colaboración con la Fundación Ignacio Ellacuría hemos elaborado una propuesta educativa para trabajar la diversidad cultural en las aulas en las etapas educativas de infantil, primaria, secundaria y bachillerato. Se trata de recursos formativo ya listos para ser utilizados en el aula.

Si quieres tener acceso a una propuesta formativa sobre interculturalidad y diversidad cultural, rellena el formulario y descárgate inmediatamente un pdf con unos recursos listos para poner en marcha.

foto%3A%20no%20a%20la%20desigualdad

Si quieres tener acceso a más material sobre diversidad cultural e interculturalidad, visita el apartado específico de nuestra web de educación.

Descárgate nuestro recurso formativo listo para poner en marcha en el aula: